La galería alta

galerie-haute

El acondicionamiento de la galería alta se basa en la voluntad de ofrecer al visitante un recorrido “realista”, en un espacio prehistórico, del exterior hacia el interior del hábitat. La morfología de la galería del museo y su implantación, al pie del acantilado, recuerdan además que el hábitat está generalmente situado al pie del refugio.

Un espacio luminoso, ampliamente abierto al acantilado, se adecua a la exposición de actividades cotidianas de los hombres del Paleolítico superior: la recogida de materias primas, la producción de herramientas o también la caza y la pesca.

Alrededor del hogar (centro de la vida, centro del hábitat y centro social del grupo), se organizan zonas de actividades técnicas y domésticas que están ilustradas gracias a hogares originales, moldeados de suelos arqueológicos, estructuras de hábitat y reconstituciones de talleres de talla del sílex.
El recorrido abarca luego las prácticas simbólicas como los tipos de inhumación, el engalanamiento y el arte mobiliario. La exposición de bloques decorados muy famosos, prolonga este enfoque de la expresión simbólica, substituyendo en una perspectiva cronológica, los temas de figuras (símbolos sexuales, motivos esquemáticos, animales).

Una evocación de santuarios profundos, acaba este recorrido con ilustraciones del paso de los hombres por las cuevas decoradas: lámparas, objetos decorados, huellas...

Por fin, una película dedicada a la Cueva de Font de Gaume, proporciona un relevante testimonio del arte parietal, sito a unos cien metros del museo e inscrito en el Patrimonio Mundial de la Unesco.